viernes, 31 de marzo de 2017

El inquietante agujero negro supermasivo que devora todo lo que hay en su camino

El inquietante agujero negro supermasivo que devora todo lo que hay en su camino


Los agujeros negros tienen un potencial implacable
Los agujeros negros son famosos por su inconmensurable potencial. Con su presencia aparente en el centro de cada galaxia, Vía Láctea inclusive, controlan la formación de estrellas y pueden deformar todo lo que se les cruce por su camino. Por ejemplo, la noción de tiempo-espacio. Su capacidad letal, sin embargo, siempre se encuentra al resguardo de su lejanía.

Pese a la distancia que supone, un equipo de astrónomos descubrió un agujero especialmente inquietante. A 8 mil millones de años luz de la Tierra, en una galaxia denominada 3C 186, descubrieron uno supermasivo que se desplaza a través del espacio a 7,5 millones de kilómetros por hora. Una increíble velocidad que les permitiría llegar en menos de 3 minutos de la Tierra a la Luna.

El agujero negro supermasivo se dirige hacia la Vía Láctea, pero eso todavía no es la mayor preocupación de los científicos. Saben que faltan miles de millones de años para que tenga posibilidad de arribar. La cuestión que los desvela es cómo se produce el fenómeno de desplazamiento, si se considera que el agujero negro en estudio pesa mil millones de veces lo que el sol.

El agujero negro en cuestión se desplaza a 7,5 millones de kilómetros por hora 

Marco Chiaberge, líder de la investigación, y su equipo especulan con que el extraño comportamiento del agujero negro en la galaxia 3C 186 sea resultado de las ondas gravitatorias de otro par de agujeros negros que chocan. Las conclusiones definitivas las publicarán el 30 de marzo en la revista Astronomy & Astrophysics.

Hace más de 100 años, Albert Einstein había predicho un fenómeno semejante que involucraba ondas gravitacionales, las cuales definió como ondulaciones en el tiempo-espacio causadas por los potenciales eventos más catastróficos del universo.

El agujero negro en cuestión fue detectado en una imagen tomada por el telescopio espacial Hubble de la NASA. La mancha difusa que implicaba la galaxia 3C 186 contenía un punto curiosamente brillante, resplandeciente. "Pensé que estábamos viendo algo muy peculiar", dijo Chiaberge en un comunicado de prensa.

Se encontró en la galaxia 3C 186

Después de análisis pormenorizados, pudieron determinar su descomunal peso y velocidad a la que se dirige. A su vez, la imagen del Hubble ofreció una pista sobre el curioso desalojo del agujero negro del centro de su galaxia. Al parecer, la debilidad de la galaxia 3C 186 había llevado a fusionarse con otro sistema y, por añadidura, sus agujeros negros también se mezclaron.
Lo que sigue a continuación son conjeturas. El equipo teorizó que a medida que las galaxias chocaban, sus agujeros negros se rodearon a la vez que lanzaban ondas de gravedad "como el agua de un rociador de césped", tal cual describieron. Al contener diferentes masas y velocidad de rotación, los agujeros negros habrían enviado más ondas gravitaciones en una dirección que en otra.

domingo, 26 de marzo de 2017

Unico monumento a la coima que existe en el mundo,

La historia del desconocido “monumento a la coima”, único en el mundo y en plena 9 de Julio

Por Alicia Panero
El nuevo libro del periodista Luis Gasulla, El negocio Político de la Obra Pública, rescata la historia del único monumento a la coima que existe en el mundo, la estatua del viejo edificio de Obras Públicas, hoy sede del Ministerio de Salud, en plena avenida 9 de Julio. Aunque está a la vista de todos, muy pocos conocen su existencia.
Siguiendo el hilo conductor de las estatuas del MOP, Gasulla -que contó con la colaboración de esta cronista y del periodista Juan Parrilla, de Infobae-, hilvana la historia de los negociados de la obra pública en Argentina a partir de la detención de José López en el Convento de General Rodríguez.
Dos estatuas, heladas, de piedra, sorprenden ubicadas en los vórtices de un edificio de Buenos Aires, una con un cofre en las manos y la otra con una mano extendida hacia atrás, pegada al cuerpo, con la palma hacia afuera, mirando hacia abajo, distraída o avergonzada, con un dejo de culpa. Probablemente sean ellas las que marcaron el sino de corrupción de la época de su emplazamiento, y de los tiempos que vendrían, aun muchos años después.
Algunos llaman a estas estatuas "el único monumento al soborno que existe en el mundo". Y es que la imagen que transmiten es brutal.
Reconstruir su historia no fue nada fácil, porque no hay una versión oficial y muy pocos historiadores han posado su curiosidad sobre ellas. De acuerdo a la versión más firme, fueron encargadas al artista Troiano Troiani, pero como un signo de los tiempos que vendrían, no figuran en el proyecto original del edificio ni en los planos ni en ningún archivo.
Entre las muchas curiosidades de la Ciudad de Buenos Aires y los misterios de la historia argentina, las estatuas representan una denuncia sutil, una alegoría de lo que pasaba en los años 30 con la obra pública, y una profecía de lo que sería la vida del país hasta nuestros días.
La silueta del viejo edificio de Obras Públicas de la Nación o MOP se destaca, imponente, en la avenida 9 de Julio. Hoy funciona allí el Ministerio de Salud. Fue concebido por el arquitecto Alberto Belgrano Blanco, pero llevado a cabo por su colega José Hortal, director nacional de Arquitectura en 1933.
Conocido hoy como el Edificio de Evita, este monumento al soborno que hay en él, la estatua con la mano extendida, no tiene precedentes en el mundo; la imagen de piedra, al acecho, en una esquina del segundo piso del edificio, simboliza el pago de coimas, signo lamentable de la historia de la obra pública en la Argentina. Gasulla lo eligió para la contratapa del libro.
El MOP fue transferido al Ministerio de Salud por decreto el 9 de marzo de 2010, durante la presidencia de Cristina Kirchner. El 26 de julio de 2011, la misma mandataria inauguró con un discurso el Mural de Evita, para el que había restaurado su fachada.
Ícono de Buenos Aires, primer rascacielos de la ciudad, con 93 metros de altura y 22 pisos, el Ministerio de Obras Públicas fue el lugar elegido para realizar la primera transmisión televisiva. Además, allí Eva Perón dio su inmortal discurso del "renunciamiento".
No hay razones para que esa estatua art decó esté ahí, ni certificaciones. Los artistas suelen dejar mensajes en sus obras y esta no sería una excepción. El mensaje en el antiguo edificio de Obras Públicas es de una claridad tal, que descubrirlo, con tanta agua corrida bajo el puente, sobre todo en los últimos 12 años, espanta como una profecía.
Por aquellos años se trazaba la avenida 9 de Julio, y el edificio en 1933 dificultaba el trabajo. Idas y venidas, incluso pago de "incentivos", intentaban acelerar la obra. Tal vez sea ese el motivo que dio origen a la leyenda de ese único monumento al soborno que se conoce en el mundo.
Y es que, observar detenidamente esa mano extendida en actitud de secreto, esos ojos torvos, con esa picardía tan argentina, pero también con esa culpa tan nuestra, plasman la tragedia que vendría.
El soborno, la coima, el sobreprecio, las empresas de los amigos, las empresas creadas para y por la obra pública de otros amigos, fueron el denominador común, de la desgracia política y social que nos exponen hoy, a la falta de infraestructura, la ausencia de educación y edificios escolares, la carencia de hospitales y salud. La culpa en los ojos de esa estatua, congelada en la piedra para sus contemporáneos y todas las generaciones que la sucedieron. Gasulla, en una completa investigación, revela una lectura apasionante sobre un complejo entramado de empresas y gobiernos.
El Ministerio de Obras Públicas fue cambiando desde su creación, pero aquella estatua de mirada torva sigue ahí hasta hoy, con su mano extendida, a la espera del retorno. En mayo de 2003, la cartera fue reinventada como Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, dependencia que estuvo a cargo, durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner, de Julio De Vido, para quien siempre hubo una estatua inmóvil de ojos esquivos, con una mano extendida de palma externa.
Tras la asunción de Mauricio Macri, el ministerio no lleva el mismo nombre y sus actividades se reparten, entre el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, conducido por Rogelio Frigerio, y el Ministerio de Energía y Minería, a cargo de Juan José Aranguren.
Años y kilómetros para un ministerio del que depende la obra pública, cuyo fin y definición no son otra cosa que la que desarrolla el Estado con un objetivo social, esto es, para saciar las necesidades del pueblo, en cuanto a todo lo que es su bienestar, salud, educación, seguridad, vivienda, infraestructura de todo tipo, que cubran esas necesidades, rutas, caminos, obras hidráulicas, redes de gas, agua y cloacas. Porque ese dinero, que se fue en aquel soborno presagiado y petrificado por la estatua del MOP, el sobreprecio, la comenta, el "diezmo", el 15%, salieron de las entrañas de la sociedad que paga sus impuestos. Fondos públicos, que en muchos casos, han sido desviados.
Muchos actores, forman parte de la obra de Gasulla, El Negocio Político de la Obra Pública, que ha sido y es en nuestro país, la mayor caja, para la política, para el enriquecimiento, y para todo aquello que no ha sido satisfacer las necesidades de la gente.

Entre otros actores fundamentales, el libro destaca el rol de la Dirección Nacional de Vialidad, y la Cámara Argentina de la Construcción, que no escapan a la mirada de piedra de la estatua del MOP, que sostiene el cofre en sus manos.
Sí, Argentina cuenta con el único monumento al soborno que existe en el mundo. Pero debemos señalar también que la manera de recibirlo se fue diversificando en la última década: ni la mano de palma externa pegada al cuerpo, de una estatua, ni el cofre en el pecho de la otra, hubieran alcanzado para lo que se llevó la última década de signo kirchnerista.

La profecía de piedra no dimensionó bolsos, bóvedas, cajas fuertes, ni agujeros en el piso de casas de funcionarios y conventos, que fueron necesarios desarrollar para almacenar la incalculable cantidad de dinero que se desvió a las arcas ilegales, mayoritariamente de la tan vapuleada obra pública.
El mensaje de las estatuas de Hortel, en el viejo edificio del MOP, ha trascendido aquella década del 30. Plantadas en un lugar emblemático, inhiestas, con los ojos clavados en esa mano que espera el retorno, son un signo de los tiempos y los actores descriptos. Un término único abarca todo: corrupción, obscena en los bolsos de José López, en el éxtasis por la caja fuerte de Néstor, en las cajas de seguridad de su hija Florencia; mortal en las tragedias de Cromagnon, Once y Castelar. Corrupción: irrespetuosa, en los éxitos hoteleros de la familia presidencial Kirchner, en los aviones, autos y casas lujosas de nuevos ricos funcionarios y empresarios. Este nuevo libro transita todos los caminos de los protagonistas, en la Ciudad de Buenos Aires y en la Nación, detalles, anécdotas, historias únicas, sostenidas por el hilo invisible de una cara de piedra. El origen es el mismo: los fondos públicos

lunes, 20 de marzo de 2017

La Beriso - Ella

La Beriso - No Me Olvides