lunes, 25 de junio de 2012

Relato erótic III


Estábamos mi esposo y yo junto con otras parejas en un antro que habíamos ido a celebrar el aniversario de uno de ellos, enfrente de nuestra mesa estaban dos hombres solos y uno de ellos no dejaba de mirarme, sus mirada me ponían nerviosa ya que mi marido siendo celoso tenía miedo que se diera cuenta y no quería un escándalo, sentía esa mirada penetrarme, yo desviaba mis ojos pero al voltear a verlo me sonreía y más de una vez me vi correspondiendo.
En una ocasión que me levante para ir al servicio al voltear el veía mi caminar y creo yo que lo tomo como invitación, el caso fue que al salir lo encontré ahí en la puerta.
-Hola. Sabes que tienes unas piernas hermosas?
Yo me sorprendí al verlo ahí y volteaba para ver si alguien nos veía.
-Por favor, déjeme pasar, nos pueden ver.
-Te espero afuera, me gustas mucho.
-No, eso no es posible.
-Yo sé que vendrás te espero.
Yo me regrese y me acurruque a mi marido, mi cuerpo temblaba, no dejaba de pensar en lo que me dijo, voltee a verlo y volví a sentir su mirada y moviendo la cabeza como diciendo que me esperaba y vi que salía.
Yo me quede fría, la curiosidad me mataba, su descaro al decirme me había gustado y pensé en salir y decirle que ya no me viera tanto.
-Viejo, parece que me cayó mal la comida, voy al carro a descansar un poco y regreso enseguida.
-Quieres que nos vayamos?
-No, nomás descanso un poco y regreso, dame una media o una hora.
Y salí y veía para todos lados y lo encontré en un lugar apartado, fui hacia él y al estar cerca, apenas iba abrir mi boca cuando me tomo de la mano y nos metimos a un callejón obscuro, me recargo sobre la pared y puso su boca en mis labios, todo esto fue tan rápido que no sabía que hacer el siguió besándome y me vi besándolo yo también, sus manos buscaban levantarme el vestido, me separo las piernas y buscaba mi raja, me bajo mi panti y haciendo a un lado mi tanga mi metió un dedo y no lo hiso con delicadeza no todo lo contrario lo hiso con fuerza y si nuestras bocas no hubieran estado unidas hubiera dado un grito de dolor y gusto, me besaba mi cuello, mi oído, mis labios y me bajo la parte de arriba y saco mis pechos y con desesperación me los mamaba y lo hacía a tal grado que llego a mordérmelos, veía como movía su cuerpo y con una mano trataba de sacarse su verga y de pronto levanto una de mis piernas y sentí su metida en mí, HUggg!!!!.Huggg!!! Eran gemidos de mi parte y el seguía dándome, pero mi panti me molestaba y le dije que quería quitármela pero el la hiso pedazos, estaba tan emocionada que ni siquiera me preocupaba de que si podían vernos yo estaba gozando y mucho y soltando un gemido grande me deje venir, cuando deje de venirme, me la saco y me volteo quedando de cara a la pared y me incline parando mis nalgas y así me la volvió a meter, me dio unas cuantas cogidas y yo lloraba de tanto gusto y en una de esas me la saco y me la metió por el culo y todo fue tan rápido, que me dolió tanto me mordí los labios para no gritar, me dolía bastante pero poco iba disminuyendo y le encontré el gusto, no sabría decir por cuanto tiempo me dio por el culo pero dándome la última metida sentí su leche caliente en mi cola, cuando se vino nos quedamos ensartados hasta que solita salió, se subió el pantalón y se fue.
Yo como pude me sube mi tanga toda mojada, me quite mis panti y la tire y con dificultad para caminar me fui para mi carro, al sentarme me dolió tanto mi culo pero fue pasajero y fue entonces que me di cuenta de lo que había hecho, me había portado como una mujer cualquiera, me sentí mal.
Mi esposo llego y me pregunto de cómo me sentía y me pidió que regresáramos pero le dije que no me sentía bien y que se regresara y yo lo esperaba, yo sabía que si me iba con el notaria que algo andaba mal porque todo me dolía.
Nunca supe quién era, no lo volví a ver, he regresado al mismo bar pero no lo he visto. Quién sería?

No hay comentarios:

Publicar un comentario